La culpa es del sistema. Y ahí está el sistema aguantando el chaparrón, culpable de todo para que los demás estemos libres de vergüenzas, pasividad o ignorancias. Aguirre y Rajoy, como grandes de España que son, ya han dejado el listón bien alto aclarando que, al menos para algunos, aquí todo se arregla “pidiendo disculpas”. Como si al otro lado estuviera su compasivo Dios cristiano, no una ciudadanía extenuada por recortes y falta de futuro. Una vez más, paz y después gloria. Es como si hablamos de los Delegados del Gobierno, escojamos, por ejemplo, al de Madrid, la doblemente popular Cristina Cifuentes, y decimos que suya es culpa o la responsabilidad (que a veces no es lo mismo, pero otras sí), de lo que pasa en muchas manifestaciones; de las cargas excesivas o de la violencia injustificada que, además, con la Ley de Seguridad Ciudadana tendrán más papeletas de pasar inadvertidas y quedar impunes. Porque está claro que la mano que vemos aporrear es la del policía, la del antidisturbios en concreto. Pero no es él quien decide. Y no trato yo de eximir al violento, todo lo contrario, pero es cierto que hay detrás una reflexión interesante: la politización de la policía. El uso que de los agentes de la autoridad hacen los políticos. Tan importante, tan decisorio y, en ocasiones, tan poco visible.
¡Sigue leyendo!

Anuncios

Hay inmigrantes por doquier, es la época que nos ha tocado vivir. Unos van y otros vienen. Y, señores, hay que poner un poco de orden. Por eso, Europa ha lanzado una operación que tratará de obtener información para luchar contra las mafias que organizan la migración “ilegal”, saber cuáles son las rutas que usan, cómo llegan a la Unión Europa. Y, claro, nada mejor que acudir a la fuente, aunque para ello tengas que saltarte alguna que otra ley.
¡Sigue leyendo!

Eran los finales de los 80 cuando el entonces irreverente grupo Los Ronaldos gritaba aquello de “consíguenos un poco de dinero más”. Pero lo que entonaba sin cesar el joven Coque Malla era un ‘adiós, papá’. Esa despedida fue parte de su éxito. Aquel era el sueño de adolescencia de cualquiera que, entendiera o no el significado de la canción, gritaba el estribillo embriagado por la idea de saltar fuera del nido y vivir, de una vez, el idealizado mundo adulto. Y en plena adolescencia, si se puede decir con un poco de chulería, pues mejor.

El paso codiciado por todo joven, y natural, dicho sea de paso, es decir “adiós, papás” (pongamos el plural a los progenitores y quitemos cualquier resquicio de sexismo añejo). Crecer, evolucionar, implica salir de la confortable morada familiar y luchar por ser independiente. Y eso hicieron, eso hicimos muchos. Ahora, unos años después, parte de esa generación, y de las que vinieron después, ha chocado con un abismo, inesperado, y ha tenido que emprender el vuelo, inevitable, de regreso al hogar de infancia. ¡Sigue leyendo!

Esta semana he entrevistado para la agencia Linkterna a Boti García, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) para hacer un repaso de la situación del colectivo y de cómo se presenta el nuevo curso político.

BOTI FGLTB

Aunque ha estado en política, asegura que no volverá y que su lucha se centra ahora en la Federación, en conseguir una “igualdad real” para el colectivo LGTB, para que ocupen “el lugar de dignidad que les corresponde”. Su análisis confirma que aún hay mucho por hacer: “Seguimos sufriendo agresiones”, “las lesbianas necesitamos referentes en todos los ámbitos”, “estos jóvenes están mucho más abocados a la desesperanza, al fracaso escolar, al suicidio”. Y, además, el Gobierno actual se muestra “totalmente opaco”. Pero Boti, que piensa con calma sus respuestas y no duda en aclararlas o matizarlas, deja un amplio margen para el optimismo: España es uno de los países “con más niveles de aceptación de nuestra realidad” , los movimientos como Podemos están “refrescando” la “asfixiante” vida política, la Jefatura del Gobierno les “visibiliza” por primera vez  y Ana Botella se va… Puedes leer la entrevista en este enlace

Hay temas que deberían estar en portada a diario, de los que tendríamos que hablar constantemente en bares, cafeterías, noches de amigos, quedadas, botellones, encuentros familiares… Por supuesto, no obvio que antes habría que pedir permiso a la actualidad televisa, tan rabiosa y acaparadora, a los Grandes Hermanos en boga, a los regenerados Pedros Sánchez y, por supuesto, a Sálvames y diretes. Y, al final, resulta que no hay tiempo para más. Porque surgen en el camino, también, Marilós Monteros o viceversas inesperados. Y, claro, lo urgente pasa a ser más real que lo importante. Y el círculo sigue. Y la prensa se contagia. Porque las portadas han de vender y los bares han de entretener, ¡que bastante tenemos!, así que ahí seguimos, hablando hoy del ébola africano, (sólo el que afecta al hombre blanco que viene a Europa, por supuesto) o de la Aguirre macarra en los juzgados. Y los temas que reclamo, esos desaparecen por saturación o desidia como lo ha hecho, prácticamente, el Real Decreto-Ley 16/2012. ¿Saben cuál es? Ese que demolió en un silencioso paso el carácter universal de nuestra sanidad. Ese.

¡Sigue leyendo!

Esta semana he entrevistado para la agencia Linkterna a Pablo Echenique, uno de los pocos políticos con discapacidad física de España y del Parlamento Europeo. Tiene 35 años y doble nacionalidad (nació en Argentina), es licenciado en Ciencias Físicas, científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y, desde el 1 de julio, eurodiputado de Podemos en una Cámara en la que “gobierna la misma gente o peor que la que gobierna en España”. Explica que su partido ha venido a echar del poder a unos políticos que, en su mayor parte, son “deshonestos, corruptos y también bastante ineptos” y a demostrar que “la gente normal puede llegar a Bruselas y hacer política”, que “no hace falta vivir en un hotel cinco estrellas y volar en business para ser eurodiputado”. Aún no sabe a quién donará los 4.000 euros mensuales del sueldo, una decisión que considera muy importante, y sostiene que  el éxito de Podemos es aún “muy relativo”. La anunciada asamblea de otoño, dice, será determinante para que el partido crezca, se defina e, incluso, decida si Pablo Iglesias seguirá liderando este joven e inesperado proyecto. Respecto a los pactos, apunta que “hay una cierta prisa para hablar de frentes comunes que nosotros no tenemos” y que, según él lo entiende, “pactar con el PSOE es algo completamente descartado”
¡Sigue leyendo!

Imágenes de Greenpeace

Imagen de Greenpeace

Como cantaba el gran Javier Ruibal, parece que “aquí todo tiene dueño como en la vida real” y al que se despiste puede que no le dé tiempo a decir aquello de “me lo pido”. Así que no se extrañe si un día encuentra esa playa a la que siempre ha ido urbanizada, masificada o ensombrecida a los pies de un monstruoso hotel blanco. Todo puede pasar en España, incluso en las zonas que aún no atisban sus horizontes de ladrillos, incluso en las que haya protecciones medioambientales de varios tipos, incluso en las que tengan líderes políticos que se deshacen en palabras grandiosas por su defensa. La provincia de Almería, en uno de los picos de Andalucía, es uno de los pocos lugares marítimos de la península que no ha podido sacar todo el tajo que podía al pastel de la especulación inmobiliaria y, qué locura, aún tienen playas prácticamente vírgenes. Pasado ya el boom, se han quedado sin los lujos más básicos propios del turismo de playa y sol español, pero aún pervive la empleabilidad en potencia. Y la culpa recae en tanta protección medioambiental, tanto parque natural y tanto terreno no urbanizable.  ¡Sigue leyendo!